Imágenes con frases de Jorge Luis Borges para dedicar y descargar

El escritor puede navegar en las superficies, quedarse con la parafernalia y embargarse por lo radiante inmedianto; sin embargo, si es de los buenos, también poseerá como bagaje íntimo una sensibilidad atroz para comprender el amor, el odio, la indiferencia, lo cotidiano, el crimen, la mitología, la religión o cualquier tópico con el que se cruce. En esta ocasión hablaremos de Borges y no es casualidad que él mismo repitiera muchas veces que sus máximas fuentes de creatividad sean las lecturas, inmensas y en miles de oportunidades, que hizo. Te presentamos frases, querido lector, de esta verdadera deidad de la literatura, para inmiscuirse en un futuro en sus libros y sacar aunque sea retazos de su sabiduría.

Imágenes con frases de Jorge Luis Borges

La literatura es imaginación y realismo ¿Que parece algo contradictorio? Sí, para nuestra civilización y, sin embargo, en la contradicción se halla por lo general enormes riquezas. Lo repetimos: la literatura es imaginación y realismo, además de que nos presenta miles de caminos, uno de ellos, quizás de los mejores, es Jorge Luis Borges.

Una palabra proferida no se reduce a su presente absoluto, ya que si hiere o encandila de dulzura se replica en la mente del destinatario, tal vez, como un largometraje infinito. Siempre podremos hacer cosas con palabras, mover el mundo, porque en definitiva este está compuesto de esta particular argamasa.

Un dato curioso sobre Jorge Luis Borges: era traductor desde niño y dejó escritas obras en inglés. Claro está: hoy suena a algo impresionante, inconmensurable y justamente en esa sorpresa se puede observar la cifra del espacio que ocupan los libros en la actualidad.

Borges, es importante saberlo, no nació ciego y esta realidad la sufrió producto de una patología congénita. Asimismo, el desenlace fue lento, como un paulatino sol que se pone en el horizonte. Quedó definitivamente sin visión en sus tardíos cincuenta, lo que de todos modos no impidió su prolífica carrera como escritor, conferencista y sabio en sentido lato.

Nada de esperar a que te traigan flores en la vida. El ser humano es gregario, claro está; pero no debe hacer depender todo a su gregarismo. Digamos que un ser autónomo es quien entiende que las propias flores las debe plantar él en sus cercanías y punto. Algunos lo llaman independencia a ese modo de accionar.

Borges tenía ciertos rasgos que apresuradamente podríamos deniminar anti-populares. Por ejemplo, era reacio al fútbol, lo consideraba poco apetitoso en lo estético y en donde en definitiva el proceso poco importaba ya que lo medular era el resultado. Visiones de la vida de un grande en la literatura.

Enemigo/amigo, una dicotomía clara, tan importante y vital que están bien separadas ¿El amigo se puede convertir en enemigo o a la inversa? ¿Uno mismo se puede parecer a lo que más odia? Y un talento como Borges respondería que sí, porque precisamente la vida está hecha, alimentada, de paradojas de esa laya.

Uno es las lecturas que realizó. Y aunque suene a frase compleja, si inspeccionamos un poco, realmente no lo es. Los libros o cualquier cosa que se lea son mundos abiertos, estimulan la imaginación, nos sacian de información e incluso nos interpelan sin cesar ¿Qué serías tú sin la lectura de Borges? ¿Qué sería yo? Seguramente seres humanos más pobres.

Borges tenía ciertas cimas de ideas alcanzadas en sus libros que eran deslumbrantes. Decir que el hombre no merece el infierno ni el cielo es una genialidad, porque da cuenta que justamente el hombre no es más que una excepción, quizás hasta lamentable. Y, como decía otro maestros, el gran Nietzsche, no puede actuar hinchándose como odre y pensar que los goznes del universo se mueven por él.

El olvido es una máquina formidable para la psicología y la sociología humanas. Es una mezcla de venganza, porque ya no depositamos nuestro rostro y accionar en el objeto/sujeto; y una suerte de perdón por análogas razones. Sí, es una solución hasta si se quiere terapéutica, que corta males y propende, por lo menos en el futuro, a cierto desarrollo de alegría.

Siempre se aprende si tú quieres aprender, siempre se aguanta si tú quieres aguantar. La cuestión esencial es observar si el estar aferrado a la situación vale la pena, si ese constante agarrar no equivale a dañarse y perder la sazón de la hermosa vida que saboreamos hoy ¿Decisión difícil? Posiblemente, aunque indispensable.

Amar, leer o soñar nunca soportarán el modo imperativo, por lo menos para algunas personas. En rigor de verdad, leer no tendrá esos rasgos para quienes consideran que el único paraíso es una biblioteca; amar y soñar es algo más amplio, ya que todos lo hacemos en algún momento por el simple placer de hacerlo.

Aristóteles ya lo decía: en el mundo no hay casualidad o azar, sino una causalidad que en todo caso ignoramos. Todo es un complejo juego de causas y efectos, que se suceden, se imbrican, se yuxtaponen y multiplican. Así de simple es lo complejo, por lo tanto no debemos jactarnos por esas cuestiones: simbolizan nuestras limitaciones.

El tiempo es el tirano, porque apremia, apura, nos compele a veces a actuar en contra de nuestra voluntad; y, sin embargo, también es el gran relojero, el enorme ordenador de cualquier clase de existencia. Con el tiempo, a la corta o larga, cada quien ocupa su sitio.

Otro dato curioso de Borges: posiblemente el filósofo más importante del siglo XX, Michel Foucault, le dedicó a este gran maestro su primer libro de importancia, Las Palabras y las Cosas, publicado en 1966. Textualmente fue un influjo motivador para escribirlo.

“Preferible la blanca espada que la ignominiosa pólvora”, esas fueron las palabras más o menos textuales de Borges, en señal de halago al entonces presidente de facto, Augusto Pinochet de Chile. Todos los individuos tienen sus claros y oscuros, también el escritor argentino que con el tiempo se arrepintió por semejantes dichos.

Dirigir un sueño, eso es la literatura. Y no se piense que semejante visión emplaza a este arte en los trastos del ocio y el esparcimiento, como una suerte de hacer que se aleja de todo lo mundano. No, los sueños están hechos de realidad, están circunscriptos a lo social y cultural; aunque también los supera. Por eso, si la literatura es un sueño dirigido, podemos anunciar que es la hermosa amalgama entre la realidad y lo ficticio, una trascendencia maravillosa.

Los escritos llegan para embelesarnos, arrobarnos, para quedarnos con ellos y que salgan a luz tal vez en momentos que ni siquiera suponemos. Borges nunca será una mera cita o una ocasión para sobresalir en determinada tertulia, ya que cualquiera que haya pasado por su prosa encontrará nuevos mundos, transformaciones incluso propias.

Suele decirse que una noción básica de la belleza es la simetría y la equidistancia, por eso muchas veces lo esférico y circular ha sido considerado lo perfecto. Sin embargo, Borges dejaba a lo bello un rasgo peculiar, alquímico e indescifrable, algo así como lo nouménico kantiano. Imposible de ponderar, pero existente, por lo menos para el gran escritor argentino.

Rellenar no es fácil porque las ausencias parecen eternas y sumamente singulares ¿Pero no lo terminamos haciendo? ¿No somos locos que completamos rompecabezas cuyas piezas ya se perdieron por siempre? Hay una pasión por la compretud histórica, quizás arcaica de un inconsciente colectivo.

Frases buscadas:

  • foto frase la vida es corta para
  • emoji imagen que diga wats
  • frases de venganza para marido
  • imagenes con palabras feas
  • imagenes de flores de noche buena
  • imagenes de gente que se corto
  • imagenes de Goku jugando al footbool
  • palabras para un mal padre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *