Imágenes con frases profundas de motivación deportiva

El deporte, por su misma lógica, es terreno de enojos, superación, conocimiento de límites, sudor, esfuerzo y mucho más. Digamos, por lo tanto, que es un terreno sumamente propicio para aplicar la misma motivación, esa energía, estímulo o acicate que nos otorga un plus en lo que hacemos y lo hacemos porque justamente la realización tiene mucho de amor. Sí, es una dialéctica perfecta, que se confunde. Lo bueno de la motivación deportiva es que es aplicable a cualquier ámbito, precisamente porque el ser humano que da estos saltos cualitativos no tiene mojones ni marcas puestas de antemano; lo puede todo ¡No te pierdas este gran material, querido lector!

Imágenes con frases de motivación deportiva

Seguir, insistir, persistir. Sí, no son consignas para el amor, para conquistar a esa persona que tanto anhelamos; sino propias del deporte y de cualquier ámbito de la vida (también el amor). La vida tiene el rostro que le queremos dar luego de grandes esfuerzos.

Ejercitar el cuerpo, mover los músculos, sentir la tensión, sus fricciones, eso endurece cualquier alma en múltiples sentidos. Siempre nos viene bien y a partir de ahí se puede extirpar una filosofía hermosa de la superación.

En lo físico, aunque parezca una contradicción, lo mental es vital. Es importante saber que se puede, que los esfuerzos valen la pena, que el camino por más arduo que sea nunca nos vencerá. Sí, se necesita una idea fija y recurrir a ella sin cesar.

Tu cuerpo soportará enormes pruebas si es que estás preparadas para ella. Con un yo puedo te volverás adepto a los mayores sacrificios, pero, a la vez, de las mejores bonanzas y mejoras.

La excusa es la perfecta fundamentación para no hacer. Es que llueve, es que me duele la panza, es que hace frío, calor y así podríamos seguir, dependiendo el ámbito en donde las apliquemos. La excusa es la normativa que encoge al hombre por su cruel regularidad. Hay que deshacerse de ella.

Todo lo que quieres es posible, pero hay que hacer una aclaración a la primera afirmación: lo que quieres es posible, aunque cuesta, duele, frustra a veces. Es muy maduro comprender las condiciones de sacrificio alrededor de la gran bonanza.

Pero si te sumes en el sacrificio, si realizas el trabajo duro sin quejarse, si logras introducirte en ese fluir del esfuerzo, cualquier meta será pequeña. Es lo que denominan algunos deportistas con obtener o perder el foco, ese lugar en el que simplemente debes permanecer.

Por eso el deporte y sus denuedos sirven mucho para cualquier ámbito de la vida ¿Cuántas veces quisimos algo y nos frustramos ante la ausencia del objetivo? ¿En qué momentos pensamos que iba a ser sencillo, sucinto el camino y no resultó de tal manera? Y justamente es en esas instancias en las que sirve ser un poco testarudo, hundir la cérviz y seguir adelante como los mejores.

Busca a alguien que siga tus sueños, que los comparta, que vea de la misma manera los objetivos, que sea insistente; porque nada grande en la vida se hace sin pasión y sin esfuerzo.

Filosofía del progreso: no mires la alta montaña que como meta se erige desdibujada a lo lejos, imposible; sino sigue pendiente al pequeño paso, al pasar de un peldaño a otro. Porque todo lo que decimos estriba en una sola cosa: la mejora, el medrar puede ser lento, pero lo que es inmediato es que te saca del sitio en donde estabas atascado.

Comprende la infructuosidad de la queja. Sí, decimos que algo duele, que no puedo, que es demasiado, que se excede y miles de pantomimas más. Pero en rigor de verdad perdemos demasiado tiempo y energía pensando las cosas de tal modo: lo mejor es seguir y darse cuenta que siempre se está más cerca.

Hay que ser un poco masoquistas para introducirse en la filosofía del esfuerzo, porque tendrás que justamente comprender cada dolor como un acicate, cada contractura como un estímulo y cuestiones por el estilo. Abraza ese momento, consérvalo y utilízalo en tu favor siempre.

No siempre, pero de vez en cuando es bueno tener la conciencia en blanco y simplemente eyectarse en el devenir de las cosas. En el deporte es sensacional, porque quizás un pensamiento de más, intrusivo y maligno tire todo por la borda. Hay que tener cuidado y transformar la cabeza en un castillo inexpugnable.

El cuerpo puede realizar maravillosas acciones si la mente no se convierte en un peso muerto sino en un acicate. Digamos que ambas partes deben ir a la par, ayudarse, corregirse y dirigirse para cumplir un mismo sueño.

Si los sueños están lejos, si el ahora es muy primigenio, no hay que preocuparse. Sigue haciendo lo que te ha dado resultado, continúa con tus esfuerzos que la meta en cada instante será más cercana. Sí, lo del medio, la vida misma, se denomina disciplina.

Hay un inconformismo esencial en la persona que se supera en cualquier ámbito de la vida ¿Es que no es peligrosa semejante insaciabilidad? ¿No trae enormes consecuencias el no llenado, la eterna abertura? No, solo por una cuestión y para determinados elegidos: si ese frenesí termina siendo el motivo de tu existir.

Los resultados son lo mejor que nos puede pasar, porque como una marca son la huella patente de que el esfuerzo no fue baladí, de que el denuedo siempre, pero siempre, vale la pena. Luego la lógica es sencilla: el resultado llama de nuevo a unas ganas que se redoblan sin cesar.

Y siempre la conciencia nos hace bellos regalos, sobre todo cuando se cumplió con sus designios pese al esfuerzo enorme realizado. Y sí: el regalo en una sensación de satisfacción indescriptible, una felicidad de raigambre fisiológica que no nos dejará por buen tiempo.

Tú eres el límite, lo cual es una premisa muy revolucionaria y poderosa. Quiere decir justamente que el no existe en tu persona, pero que acaece siempre y cuando tú le des el beneplácito. De lo contrario, muy gustosamente, puede brillar por su ausencia. Quizás nos convenga lo segundo.

No hay nada como el trabajo duro, como saber que se dio todo, porque justamente tal vez el resultado no sea el esperado o el objetivo no esté cumplir. Y, sin embargo, cada día estamos más cerca; es el único camino.

A veces el deporte no solo es oportunidad de rigorizar una existencia, sino, aunque suene contradictorio, de ablandarla. Es que la vida nos puede presentar malicias, tristezas, frustraciones; pero en este ámbito semejantes rasgos pueden desaparecer.

El esfuerzo deberá estar siempre a la orden del día, porque no somos deidades que desean y tiene o, mejor dicho, ni desean porque son omnipotentes. En el ser humano existe un fragmento de demora, un hiato que abre justamente la posibilidad del anhelo desenfrenado. Estamos destinados, por lo tanto, a estar impulsados; toma lo tuyo y sigue adelante.

Y cada día será un nuevo comienzo. Siempre hay una belleza en semejante pensamiento: si existe siempre un flamante principiar quiere decir que los errores del pasado serán soslayados, que las equivocaciones bien pueden deshacerse y así seguir adelante como si nada. De eso se trata, por lo menos un poco, la filosofía que queremos aplicar en este posteo, querido lector.

Nunca te rindas, aunque el cuerpo no lo entienda.

Frases buscadas:

  • buenas noches a un amor q esta lejos
  • imagenes Amigos de lejos
  • imagenes la verdad duele
  • resultados de la chabguita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *